Significado de El que tiene boca se equivoca

Qué es El que tiene boca se equivoca:

El refrán habitual “El que tiene boca, se equivoca” enseña que toda la gente está sujeta a cometer fallos de habla y, entonces, se justifica que sean disculpadas.

“El que tiene boca, se equivoca” trabaja como una disculpa para justificar un error involuntario cometido en el transcurso de un acto de habla, principalmente cuando ese error despierta los comentarios, las risas o las burlas de una cierta audiencia.

Es considerable insistir en que hablamos de fallos involuntarios. Por eso, el dicho generaliza: todos los humanos tienen boca (hablan), después, alguno se puede equivocar ya que “errar es humano”.

Del mismo modo que “el que tiene boca, se equivoca”, la expresión “errar es humano” o “errar es de humanos” es una disculpa o justificación, pero tiene aplicación en cualquier clase de circunstancia y no únicamente en los actos de habla.

Las dos expresiones buscan la empatía de quien escucha, sea para sí mismo o para un tercero. Esa empatía es conseguida al acordarse al interlocutor la fragilidad de la condición humana que caracteriza a todas la gente.

Imaginemos un caso de muestra o una circunstancia donde el refrán logre tener cabida. En el transcurso de un alegato, el orador de orden se equivoca y dice: “Esta noche fué muy faliz”. La audiencia ríe a carcajadas frente lo impensado de este error involuntario. El orador se disculpa diciendo: “Bueno, el que tiene boca se equivoca”.

Entre las variedades de este refrán, tenemos la posibilidad de citar las siguientes: “Quien tiene boca, se equivoca”, “El que tiene boca, se equivoca, y si no, se calla la boca” o “El que tiene boca, se equivoca, y si no, se calla la boca y además desboca”.

Vea también:

  • En boca clausurada no entran moscas.
  • Por la boca muere el pez.