Significado de El tiempo lo cura todo

Qué es El tiempo lo cura todo:

El refrán “el tiempo lo cura todo” supone que algunos inconvenientes unicamente se arreglan con el pasar de los años, sea porque la circunstancia se reacomode por sí misma o sea porque la gente se adapten paulativamente a los cambios.

Este dicho se utiliza cuando los males son espirituales, morales o afectivos, ya que en estas situaciones la intención humana es impotente, y unicamente se puede aguardar que el paso del tiempo permita retomar la estabilidad emocional.

La utilización del verbo sanar, que supone la presencia de una patología (de un mal), es una imagen literaria de la liberación, el alivio o el consuelo. El tiempo es el médico que da el régimen a estos males, a través de la acumulación de novedosas vivencias y el procesamiento de información pertinente durante etapas consecutivas.

Las situaciones de desamor, las despedidas, la desaparición de un individuo cercano, un fracaso imponderable, etc., son ejemplos de algunas de ocasiones donde este refrán puede ser utilizado.

En cierto sentido, el adagio habitual capta simbólicamente el germen de lo que hoy los psicólogos llaman las “etapas del desafío”. Esto es: la negación, la furia, la negociación, la depresión y la aceptación. Solo luego de que se cumplan estas etapas, la persona puede sentirse libre de su aflicción.

Sin rigor científico, pero con la inteligencia que brota de la vivencia y la sedimentación cultural, este refrán sintetiza el mismo criterio.

Una variante conocida es: “el tiempo todo lo cura y todo lo muda”. Algunos refranes con sentido semejante o semejante tienen la posibilidad de ser los siguientes: “No hay mal que el tiempo no alivie su tormento” o “No hay mal que por bien no venga”.

Vea además No hay mal que por bien no venga.