Significado de Fe

Qué es Fe:

La fe es la creencia, seguridad o asentimiento de un individuo en relación con algo o alguien y, como tal, actúa por arriba de la necesidad de poseer evidencias que argumenten la realidad de aquello en lo que se cree. La palabra procede del latín fides, que significa ‘lealtad’, ‘fidelidad’.

Fe además significa tener seguridad plena en algo o alguien: “Yo tengo fe en que los políticos van a encontrar una satisfacción a los inconvenientes del mundo”.

En la costumbre religiosa, la fe es primordial. En este contexto se llama fe al grupo de creencias de una religión, en cuyo caso es semejante a doctrina. Todas las religiones necesitan de la fe.

De esta forma, fe puede referir a la vez a 1) creer en algo y, 2) las cosas o principios en los que suponemos.

Es, ya que, bajo la fe que los creyentes admiten como verdad absoluta los principios difundidos por la religión que profesan: la creencia en un ser supremo y el acatamiento a su intención divina.

La fe, además, además es sinónimo de religión o culto: fe islámica, fe cristiana, fe judía.

De igual modo, como fe se llama la probabilidad que se ha otorgado a algo o alguien gracias a la autoridad, popularidad o valoración de quien lo afirma: “El ministro ha dicho tener fe en que las negociaciones llegarían a buen término”.

Una fe, al final, es además un archivo que certifica la verdad de algo y que solo puede ser emitido por gobernantes públicos oportunamente autorizados: fe de soltería, fe de vida.

Fe en el cristianismo

En la fe se cimenta la creencia en la revelación de Dios iniciativa por la Iglesia cristiana. En el cristianismo la fe es la primordial de las tres virtudes teologales. Las otras dos virtudes teologales son la promesa y la caridad.

A través de la fe la persona consigue creer en la realidad revelada, esto es, en Jesús como el Mesías, Hijo de Dios. esta fe infunde los sentimientos de promesa y caridad.

Se sabe además que la fe es un don que fué infundido en la persona por medio del Espíritu Santo. Ella lleva a la relación con Dios.

Esto supone que la fe en el cristianismo no se restringe solamente a aceptar por válida la doctrina, sino por vivir según las enseñanzas.

Ver además Virtudes teologales.

Fe en la Biblia (frases bíblicas sobre la fe)

La fe es definida en el Nuevo Testamento como “la garantía de los bienes que se esperan, la plena seguridad de las realidades que no se aprecian” (Heb 11, 1).

De esta forma, tener fe en Dios es creer en su vida, su omnipotencia, omnipresencia y omnisciencia; es además creer en su Palabra y las enseñanzas de Jesucristo, transmitidas a través de la Biblia.

En la Biblia tenemos la posibilidad de leer algunas oraciones que reafirman estos principios. Veamos.

  • Antiguo Testamento:
    • Por eso, de esta forma habla el Señor: Miren que yo coloco una piedra en Sión, una piedra a toda prueba, una piedra angular, elegida, bien cimentada: el que tenga fe no vacilará. Is 28, 16.
    • Tus testimonios, Señor, son dignos de fe, la santidad embellece tu Casa durante los tiempos. Sal 93, 5.
    • Que jamás te abandonen la buena fe y la lealtad: átalas a tu cuello. Escríbelas sobre la tabla de tu corazón, y vas a encontrar favor y aceptación a los ojos de Dios y de los hombres. Prov 3, 3-4.
    • El temor del Señor es el comienzo de su amor, y es por la fe que uno comienza a sumarse a él. Ecli 25, 12.
    • Un hombre capaz confía en la Ley y la tiene tanta fe como a un oráculo divino. Ecli, 33, 3.
  • Nuevo Testamento:
    • Él les respondió: «¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?». Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una enorme tranquilidad. Mt, 8, 26.
    • Al ver la fe de esos hombres, Jesús ha dicho al paralítico: «Ten seguridad, hijo, tus errores te son perdonados». Mt 9, 2.
    • Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: «Ten seguridad, hija, tu fe te ha salvado». Y desde ese momento la mujer quedó curada. Mt 9, 22.
    • Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!». Y en ese instante su hija quedó curada. Mt 15, 28.
    • Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: «Trasládate de aquí a allá», y la montaña se trasladaría; y nada sería irrealizable para ustedes». Mt 17, 20.
    • Jesús les respondió: «Les aseguro que si tienen fe y no dudan, no sólo van a hacer lo que yo acabo de llevar a cabo con la higuera, sino que van a poder decir a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», y de esta forma lo va a hacer. Todo lo que pidan en la oración con fe, lo alcanzarán». Mt 21, 21-22.
    • «Si puedes llevar a cabo algo, ten piedad de nosotros y ayúdanos». «¡Si puedes…!», respondió Jesús. «Todo es viable para el que cree». En el instante el padre del pequeño exclamó: «Creo, ayúdame porque tengo poca fe». Mc 9, 22-24.
    • Si alguien va a llegar a escandalizar a uno de estos chicos que tienen fe, sería conveniente para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar. Mc 9, 42.
    • Jesús respondió: «Tengan fe en Dios. Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: «Retírate de ahí y arrójate al mar», sin dudar dentro suyo, sino suponiendo que va a pasar lo que dice, lo conseguirá. Mc 11, 22-23.
    • Jesús ha dicho a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz». Lc 7, 50.
    • Los Apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». Lc 17, 5.
    • Luego ha dicho a Tomás: «Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu mano: Métela en mi costado. En adelante no seas desconfiado, sino hombre de fe». Tomas respondió: «¡Señor mío y Dios mío!». Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me viste. ¡Felices los que creen sin haber visto!». Jn 20, 27-29.
    • El justo vivirá por la fe. Rom 1, 17.
    • Por eso, la herencia se obtiene a través de la fe, a fin de que esa herencia sea gratis y la promesa quede asegurada para todos los descendientes de Abraham, no sólo los que lo son por la Ley, sino además los que lo son por la fe. Porque él es nuestro padre habitual. Rom 4, 16.
    • Porque el marido que no posee fe es santificado por su mujer, y la mujer que no posee fe es santificada por el marido. 1 Cor 7, 14.
    • …ahora hay tres cosas: la fe, la promesa y el cariño, pero la más importante todas es el cariño. 1 Cor 13, 13.
    • Permanezcan firmes en la fe. 1 Cor 16, 13.
    • Ahora bien, la fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena seguridad de las realidades que no se aprecian. Heb 11, 1.
    • Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las proyectos, está totalmente muerta. No obstante, alguien puede objetar: «Uno tiene la fe y otro, las obras». A ese habría que responderle: «Muéstrame, si puedes, tu fe sin las proyectos. Yo, en cambio, a través de las proyectos, te demostraré mi fe». Sant 2, 17-18.

Características de la fe

Desde el criterio teológico, la fe cumple con las siguientes características:

  • Se recibe como una felicidad o un don;
  • Es un acto humano que no se riñe ni con la independencia individual ni con la dignidad del ser;
  • Se sabe que el intelecto y la intención humana cooperan con la fe;
  • La fe se hace más fuerte en la experiencia;
  • La fe toma por alguna la revelación;
  • La fe impulsa a reforzar en la relación y el conocimiento;
  • La fe está abierta al conocimiento, al tener en cuenta todas las cosas como provenientes del ser supremo;
  • La fe es perseverante, y de esto dependen seguir en el camino;
  • La fe es que se requiere para la liberación del sujeto respecto de sus aprehensiones.

Importancia de la fe

Varios se preguntan para qué sirve la fe y cuál es su consideración. Lo primero es abarcar que la fe es un valor protagónico en la vida humana, y no solo en relación con los sistemas de creencias religiosas.

Desde el criterio antropológico, la fe puede comprenderse como la seguridad que se deposita en alguien para que se lleve a cabo digno de esa fe.

Vista de esta forma, la fe es el inicio por medio de el cual el hombre establece relaciones con otros, sea que se intente otros humanos o de una entidad superior.

La fe es el inicio de toda relación interpersonal. Y de hecho, la aplicamos bastante más de lo que suponemos. Cuando al comprender a alguien nos comunica su nombre, edad y trabajo, “ofrecemos fe” a sus palabra, a eso que esa persona revela de sí misma, desde lo cual se establece una relación.

Entre otras cosas, de la fe (en su sentido antropológico) es dependiente la convicción de que los jovenes tienen la posibilidad de estudiar y, entonces, es dependiente la paciencia de sus docentes (padres, representantes o maestros). Mientras más fe, más paciencia.

Lo mismo puede ser dicho en todos los puntos de la vida humana. La fe es lo que facilita al sujeto confiar en otros y en sí mismo, a comprar reacciones de promesa y aprecio que humanizan su vivencia escencial.

Fe de erratas

En el tema de la imprenta, como fe de erratas se llama la lista de fallos vistos en un libro. Como tal, se introduce en el final o al inicio del libro, comunicando al lector de las enmiendas que, para cada caso, tienen que hacerse para la lectura.

Vea además Fe de erratas.

Fe pública

Como fe pública se llama la autoridad verdadera atribuida a autoridades públicas (notarios, escribanos, cónsules y secretarios de juzgados, tribunales y otros institutos oficiales) para que los documentos que autorizan en adecuada forma, de esta forma como su contenido, sean tenidos como auténticos y reales.

Fe de vida

Una fe de vida es una certificación expedida por un funcionario legítimamente facultado donde se asegura la presencia y vida de un individuo. Coloquialmente, la expresión “dar fe de vida” se utiliza para referirse al acto de presencia que un individuo, extenso tiempo alejada, hace frente alguien: “Por fin Orlando dio fe de vida”.

Buena fe y mala fe

En Derecho, como buena fe se llama el método de conducta al cual hay que cambiar un sujeto de derecho, según los parámetros de un accionar recto y honesto. La mala fe, por su lado, tiene relación la malicia o alevosía con que se trabaja o con que se tiene o detenta algún bien.

Expresiones con fe

  • A buena fe: es una expresión que significa precisamente, de seguro, sin lugar a dudas.
  • A fe de bueno, de caballero, de católico, mía: expresión usada para garantizar que lo que dicen es verdad.
  • A la buena fe: significa con ingenuidad o sin malicia.
  • Dar fe: expresión para señalar que un notario ha ejercitado la fe pública. De igual modo, sirve para garantizar la realidad de algo que se vió.
  • De buena fe: expresión utilizada para enfatizar que lo que dicen o se hace es ejecutado con verdad y sinceridad.
  • De mala fe: sirve para referirse a eso que se hace o dice con malicia o engaño.
  • Fe ciega: se utiliza para señalar que un individuo ha depositado su fe en algo o alguien sin tomar ningún tipo de expectativas y sin tener duda alguna.